Cita del día


CITA DEL DÍA: "Si los españoles habláramos solo y exclusivamente de lo que sabemos, se produciría un gran silencio que nos permitiría pensar" (Manuel Azaña).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Manolo y Maruja (cuento)


martes, 15 de agosto de 2017

Buscando la parejita






Él trabajaba muchas horas en el taller y a ella no le faltaban labores en casa como costurera, por lo que pudieron meterse holgadamente en la hipoteca de un piso y casarse cuando quisieron. Como a los dos les encantaban los niños y los gastos de la boda los tenían más que superados, enseguida encargaron el primer hijo de la parejita que esperaban tener.

Cuando nació el chico no tuvieron que pensar mucho para buscarle el nombre, porque eran muy tradicionales. Le pusieron Mariano, como su progenitor y como su abuelo paterno. Lo vistieron de azul, le compraron un caballo de madera y su padre lo hizo socio del Atleti, el equipo de sus amores.

Como su situación económica seguía siendo buena, no tardaron en ir a buscar la niña.

Antes del año nació Julián, que heredó el nombre de su abuelo materno. Lo vistieron de azul, le compraron un caballo de madera y su padre lo hizo socio del Atleti, el equipo de sus amores.

Aunque su economía ya no iba tan boyante, su ilusión por la chica era tan grande que no tardaron en ir a por ella.

Antes del año nació Pascual, cuyo nombre le vino por un amigo de la familia al que hicieron padrino. Lo vistieron de azul, le compraron un caballo de madera y su padre lo hizo socio del Atleti, el equipo de sus amores.

A pesar de que económicamente estaban pasando por malos momentos, hicieron horas extraordinarias y se apretaron el cinturón para no tener que renunciar a su ilusión de tener una cría.

Antes del año nació otro varón. Le pusieron de nombre Rosalino, lo vistieron de rosa, le compraron una muñeca y su madre lo hizo socio de la Escuela de Corte y Confección de la Sección Femenina.


viernes, 11 de agosto de 2017

Citas (921 a 930)







921. "No sabes lo fuerte que eres hasta que ser fuerte es la única opción que te queda" (Bob Marley).



922. "El paraíso lo prefiero por el clima; el infierno por la compañía" (Mark Twain).


923. "La razón es lo que más asusta de un loco" (Anatole France).


924. "Lo peor de un pícaro es que las picardías que inventa son jocosas, caen simpáticas y parecen perdonables" (Gregorio Marañón).


925. "Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión" (Nelson Mandela).


926. "No juzgues cada día por la cosecha que recoges, sino por las semillas que plantas" (Robert Louis Stevenson). 


927. "Mala cosa es tener al lobo cogido de las orejas, pues no sabes cómo soltarlo ni cómo continuar aguantándolo" (Terencio). 


928. "Hay dos maneras de difundir la luz... ser la lámpara que la emite, o el espejo que la refleja" (Lin Yutang).


929. "Las oportunidades son como los amaneceres; si uno espera demasiado, se los pierde" (William George Ward).


930. "Si no quieres que se sepa, no lo hagas" (Proverbio chino).



Citas (911 a 920)                                                                                                      Página principal

lunes, 7 de agosto de 2017

La elefanta y la barra






Una elefanta del circo
más bien tirando a gordita
se ha colgado de una barra
que más bien tira a barrita.
Pasados unos segundos
la barra se debilita
y a pesar de sus esfuerzos
descomunales no evita
que al suelo se caiga su
paquiderma favorita.
La barrita está asustada
y la elefanta barrita.


jueves, 3 de agosto de 2017

Las inundaciones del sótano






Después de que se produjeran varias inundaciones en el sótano durante un periodo de tiempo relativamente corto, las compañías de seguros dejaron de considerarlas accidentales y desecharon seguir asumiendo el riesgo de asegurar la vivienda, argumentando defectos en la construcción de la misma. De hecho siguieron ocurriendo dichos siniestros casi todos los años, con el consiguiente deterioro de unos muebles que se calaban antes de que diera tiempo a sacar el agua de la habitación. Los propietarios pensaron que si se pudiera achicar con mayor rapidez, aunque seguiría existiendo el problema principal, no quedarían secuelas en los enseres. Lo consiguieron utilizando recipientes elevados a la cuarta potencia, en vez de cubos.